asistencia-informatica-seguro-hogar

Tener un seguro de hogar es casi incuestionable, pero frecuentemente pensamos que cuanto menos paguemos mejor y no miramos ciertas coberturas que realmente nos pueden sacar de un apuro en muchas ocasiones, como por ejemplo ahora que estamos confinados debido a la pandemia.

Esto ocurre por ejemplo con la Asistencia informática, en muchos seguros se incluye de forma automática, en otros es opcional y en los de más bajo coste es posible que no lo tengamos agregado.

¿y para que sirve? ¿Qué nos puede solucionar?

Cada vez vivimos en un mundo más digital, y así es difícil encontrar una vivienda donde no haya uno o más ordenadores o tablets, así como otros dispositivos móviles, que los utilizamos como expertos usuarios, pero que si un día algo falla muchas veces no sabemos cómo resolver la incidencia.

Es posible que pasemos horas y horas intentando por nosotros mismos resolverlo:

  • Configurar una aplicación que no funciona
  • Queremos imprimir unos documentos, pero algo falla inexplicablemente.
  • Tenemos problemas de hardware: en el pc, en alguna usb o unidades de almacenamiento externo.
  • Programas de oficina: como Excel, Powerpoint, Access…
  • Programas de internet: navegadores, Outlook…
  • Programas de multimedia: Acrobat, Windows Media Player.
  • Compresores: Winzip, Winrar…
  • Antivirus y firewalls: Norton, Symantec, McAfee…
  • Gestión de drivers de estos dispositivos.

Cuando todo funciona parece que nunca va a dejar de hacerlo, pero cuando se produce un mal funcionamiento, el desaliento que produce es enorme, y sobre todo si coincide que estemos ante un trabajo especial, y la resolución del problema sea urgente.

¿Cómo lo resolvemos? Si nuestra capacidad de afrontar el problema es reducida, lo normal es llevar el ordenador a un servicio especializado. Pero… ¿sabes lo que el seguro puede hacer por ti?

Si al menos el problema no impide conectarte por internet, con el ordenador, solo se trata de facilitar el control de tu equipo al servicio de asistencia informática de la Aseguradora, y todos esos problemas antes citados, según cual te corresponda, podrá tener solución, muchas veces el problema se resuelve solo en minutos.

Si por desgracia, no puedes acceder a internet, en este caso tendrás un teléfono de asistencia donde te indicarán donde podrás llevar el equipo, o incluso podrás solicitar asistencia a domicilio. Según cual sea el alcance del problema, si es fácil la solución, se obtendrá sin coste y según los trabajos que haya que realizar se indicará un presupuesto para aceptar previamente.

Y, ¿recuperación de datos? También. En los dispositivos de almacenamiento de datos por algún tipo de daño:

  • Físico: accidentes, daños por robo, incendio, daños por agua, actos vandálicos de terceras personas…
  • Lógico: errores del usuario en el manejo, virus informáticos, problemas de software o hardware…

En estos casos existe un servicio de recogida de los dispositivos que intentará la recuperación de la información, y esta asistencia se facilita con el siguiente alcance:

  1. Atención telefónica y recogida del soporte averiado en el domicilio del Asegurado
  2. Evaluación y diagnóstico del soporte dañado y recuperación cuando sea factible.

¿Qué dispositivos de uso doméstico se incluyen?

Aunque se tienen en cuenta los más habituales tipos de disco duro, dispositivos extraíbles, sistemas operativos y tarjetas de memoria, es posible que según el seguro haya limitaciones en algunas variantes que se puedan excluir, por lo que es necesario revisar las condiciones de cada seguro y sus límites.

Y la información que se encuentre en ficheros de office en todas las versiones, ficheros que estén comprimidos en zip, rar, etc., ficheros que estén protegidos…

Lo importante, sin duda, es conocer que el seguro de hogar facilita una protección completa ante fallos informáticos que pueden afectar tanto a los propios equipos y dispositivos como a la información que se contiene, y que antes de buscar solución al problema se puede consultar en el seguro porque la ayuda que se proporciona permite sin coste o, según el caso, con un precio reducido solventar el incidente sin mayores consecuencias.